viernes, 23 de diciembre de 2005

Un poco más pobres...

Bueno, ya pasó la emoción de la lotería, y como indica la estadística, hoy somos definitivamente más pobres que ayer.
El tema es que hasta que no se certifica, uno no pierde la esperanza, aunque sabes las posibilidades (un número con muchos ceros delante...), nunca pierdes ese atisbo de esperanza, sueñas con viajes, con hipotecas, con reformas, incluso a veces tienes un hueco para la beneficencia. Pero al final, la realidad te despierta, y ves que lo que has hecho una vez más es tirar el dinero... para que luego digan que soñar es gratis....

En fin, esta vez la diosa fortuna nos rozó con sus dedos, solo nos faltó un numero para tener un premio, igual el año que viene....

Espero que por ahí tuvierais más suerte.