viernes, 28 de abril de 2006

Frustación, Rabia, Ira, Odio...

Hace un par de días hubo unos de esos momentos que despiertan toda clase de sensaciones oscuras. Resulta que despidieron de un día para otro a una compañera que coincidía además que había traspasado esa dura barrera que me separa de la mayoría de los entes con los que trabajo, era mi amiga.
La despidieron por desavenencias con la directiva, es decir mi jefa no la soportaba y por tanto, a la puta calle. Obviamente, es un despido improcedente, por mucho que intente convencer a mis queridos colegas de trabajo, de que ha sido magnanima, pues si hubiera ido de malas, la habría hechado de manera "procedente", perdiendo así los derechos a las indemnizaciones.
Entonces, yo hasta ahora nunca había visto esto en vivo, y ahora desde la experiencia he sacado unas pocas conclusiones.
  1. La jefa es una hija de puta (HP)... bueno, esto lo sabiamos ya, pero siempre es agradable oirlo, decidlo en voz alta y vereis que relajante.
  2. Da igual lo bueno que seas, si le caes mal al que manda, tu trabajo no vale una mierda de perro.
  3. La "indemnización" por despido improcedente es una puta mierda (que es más que una mierda de perro). Es decir, si quieren mandarte a tomar por culo, da igual que tengas contrato indefinido, te pagan una miseria y las gracias. Con ese dinero seguro que no puedes ni contratar a un asesino para que realice un trabajo limpio, aunque igual si a unos matones para que hagan algo sucio...
  4. No lo se, pero casi seguro que si se lo curran podrían haber hecho el despido procedente, eso si, sin hacerlo de un día para otro. Con lo que además tienes que darles las gracias.

En fin, por lo menos tiene el consuelo de perder de vista a la HP. Y seguro que con el paso del tiempo encontrará otro curro, donde vivirá mejor, como ocurre con todos los que se van de este sitio donde trabajo.

Bueno, pues eso que tengo un poco de FRIO (Frustación, Rabia, Ira, Odio) a ver si apagan el aire acondicionado...

Jur, jur...