miércoles, 17 de mayo de 2006

Otro laaargo fin de semana

El mes de mayo va camino de convertirse en un gran mes, pues las numerosas fiestas, y eventos que en él acontecen, hacen que sea agradable y rápido.
Tenemos el primero de mayo, que es el día del trabajo y por lo tanto no se trabaja ???¿?¿...
Tenemos el segundo de mayo que son las fiestas del sistema al que pertenece la capital imperial, es decir, dos días seguidos que forman un fin de semana de cuatro días, si además coincide que ambos días caen en lunes y martes, pues ¿que mas podemos pedir?
Sencillo, podemos pedir que el 15 de mayo sea la fiesta de la capital, cosa que a mi me da bastante igual, quiero decir no veo motivo de celebración por vivir en este pozo del purgatorio, bueno, rectifico, igual si es digno de celebrar el hecho de seguir vivos.
En fin, lo que mola es el día festivo, que además coincidió con el lunes.
Resumiendo, de cuatro semanas del mes dos de ellas, tienen menos días. ¿Es o no es motivo de regocijo?
En cuanto a los eventos importantes del mes, tenemos para empezar una copiosa comida en la sierra, con la familia de mi pequeña mandarina, ambiente agradable mucho niño, mucho familiar, mucho sol, nuestra pequeño retoño estuvo jugando y molestando lo justo, muy divertido.
al día siguiente era el cumpleaños de la primogénita de Yelmo de Troll, dos primaveras ya, el tiempo pasa volando. Por supuesto, la familia McKlow al completo acudió a la fiesta que se celebraba ante tan magno evento. Un momento agradable con decenas de niños correteando por ahi cada uno a su rollo. Vi a gente que hace tiempo que no veía y que siempre es agradable ver, para rememorar viejos tiempos. Me agradó y sorprendió que se acordaran de mi. Volví a charlar afablemente con el amigo jeromítico, que me dio grandes sorpresas y noticias interesantes sobre nuestras aficiones comunes.
Para completar la noche, podría haber pasado por una barbacoa que celebraban el amigo Irving y Jotul, pero ya se sabe los deberes de padre primerizo dificultan o imposibilitan cualquier acto social.
Y por supuesto ayer fue el día más importante del año, el aniversario del nacimiento de Angust McKlow (es decir, yo), que cumple 33 años y que está hecho todo un señor, para celebrarlo directamente no fui al trabajo, arregle algunos papeleos de mi casa, y me di un agradable paseo con el amigo Vagnar, un día tranquilo en el que me dio tiempo a pensar y meditar sobre mi futuro y a decidir, como siempre, tomarme las cosas con calma... a ver cuanto me dura...

Aparte de todas estas cosas, una serie de conversaciones, charlas y llamadas telefónicas me están dando buenas vibraciones, y veo un cambio a mejor en mi vida en un futuro cercano. No aventuro nada para no chafar las esperanzas, pero lo apunto aqui para dentro de unos meses ver si se han cumplido y puedo añadir la clarividencia a la larga lista de mis poderes mutantes (pedos olorosos, abandonar mi cuerpo cuando alguien habla de cosas importantes, barriga prominente...)

Saludos y buena semana.