jueves, 5 de abril de 2007

Y por fin la tan esperada 300.

El otro día pude dejar mis responsabilidades como padre para ir al cine con mis amigotes. Y aprovechando la coyuntura, y la testosterona, decidimos acudir como borregos a ver la tan esperada 300 (600 pezoncillos...)

Vamos a ver, partamos de la base de que el cómic en cuestión no me parece la obra maestra que mucha gente menciona. Pues la película peca más o menos de lo mismo, es decir, visualmente es muy cuco, queda guay en la estantería, etc, etc, pero lo que es peliculón, pues no, vamos que entretiene pero poco. Si al Frank Miller se le fue la olla con el cómic, a los perpetradores de esta versión pues se les ha ido más.
Si en el Señor de los Anillos salen orcos, pues nosotros también, si salen trolls, pues nosotros también, ¿Olifantes?, pues dame dos. En fin que en ningún momento he ido a ver una fiel adaptación de lo realmente ocurrido por aquellos tiempos en aquel desfiladero, sobre todo porque nadie lo sabe con exactitud, pero seguro, seguro, que orcos no había.


Tiene mucha coña el rollo reinona que tienen muchos personajes, incluso algunos diálogos provocan que todo el cine se parta el ojete, (menos mal, porque si no mal vamos) quiero creer que dichos diálogos están hechos a posta.

Momento memorable el desfile de monstruosidades de la naturaleza, una cabra que toca la flauta, una tía sin brazos, gente con la cara deformada, chepudos, mujeres besándose, horrible vamos.

De todas formas, no hay que desmerecer, nosotros fuimos a ver como unos tíos se liaban a hostias, y hostias hay, como panes, y en buena cantidad (menos de lo que me imaginaba en mis sueños húmedos, pero suficientes), visualmente espectaculares, rodadas con detalle, cariño y buen hacer.

A modo de resumen decir que me pareció un poco aburrida salvo cuando había ensalada de hostias, entonces la cosa subía muchos puntos, pero el rollo de las frases lapidarias, o las subtramas metidas con calzador, o las poses para foto, quedan bien en un cómic, pero esto es cine señores. Los pretendidos momentos emotivos, no emocionan, para ello los personajes tendrían que tener un atisbo de profundidad.

Eh!, casi se me olvida los títulos de crédito del final molan mucho también, si...

Le pondremos un 6,5 porque si.

P.D: Todo el rollo ese de que nos sacrificamos para salvar el mundo de la esclavitud, atufa un poco, pero bueno, cosas peores han intentado clavarnos...

Nos vemos.