domingo, 22 de julio de 2007

No doy crédito

Vamos a ver, hace unos meses nos echábamos las manos a la cabeza porque en Dinamarca casi cortan la cabeza a un tipo que dibujó algo que ofendió a otro. Por aquellos tiempos hubo debate, tirones de pelo, estupefacción, bla, bla, bla.

Pues como siempre, en este país intentamos imitar lo que hacen nuestros vecinos más civilizados. Y un juez amparado en alguna ley oscura y siniestra, ha decidio retirar un número de una populosa revista de humor nacional, porque la portada era zafia y bla, bla, bla. Yo siempre había oído que para ser juez, había que estudiar un montón, y hacer unas oposiciones superduras, y ser muy listo, y todo eso. Pero estas decisiones que de vez en cuando toman, demuestran que son humanos como el resto de nosotros, y cometen errores.
En fin amigo, esta vez la cagaste, con todas las letras, ya no estamos en épocas como las de antes, épocas en las que retirabas una revista, apalizabas a unos cuantos y aquí no ha pasado nada. Estamos en la famosa era de la información, en cuestión de horas este tipo de decisiones se difunden como la peste, y yo soy un claro ejemplo. La portada en cuestión es bastante normalita, contando un chiste manido, y conocido por todos, pero ahora todo el mundo la ha vis
to, la imagen de la realeza ha caído a la altura de las ratas, y eso que ellos no tendrán nada que ver en la decisión. Y lo peor es que mi confianza en los jueces, una vez más se ve mermada, espero no verme nunca ante uno de estos...
Eso si, los dueños de la revista estarán flipando de la suerte que tienen, pues aunque siempre andan buscando la polémica, montar revuelo, indignar a los típicos (la iglesia, la derecha conservadora, los monarquicos), con esta reacción seguro que han superado todas sus espectativas, seguro que han agotado esta tirada, y agotarán la siguiente.

Y ahora la portada, solo por joder y tener más visitas. Y porque tengo la absurda creencia de vivir en un sitio donde puedo decir lo que me plazca.