lunes, 18 de febrero de 2008

Cine primario: John Rambo

Este fin de semana acudí a una cita indispensable con el cine de acción, amigos fui a ver John Rambo, o Rambo IV.
Bueno, no voy a hablar de sus carencias, que todos conocemos o nos imaginamos, ausencia de argumento, falta de originalidad, nulidad interpretativa. No, voy a hablar de sus virtudes, el amigo Stallone, ha decidido dar un tortazo a todos aquellos que dicen hacer películas de acción/violencia. Veamos, cual ha sido la base a lo largo de la historia para hacer películas de acción, un guión simple nos plantea a unos malos malísimos, al los que luego un "bueno", apaliza hasta la muerte. Esto en John Rambo es así.
Bien, desgraciadamente, últimamente, las pelis de acción/violencia, se han convertido en moda, ahora está de moda hacer pelis de mucha acción, y esto ¿que quiere decir?, pues que produce dinero, y las cosas que producen dinero, atraen a gente que quiere más dinero, y ¿que sucede entonces? que para conseguir aun más dinero, quieren que las pelis de acción/violencia las vea el mayor número de gente posible. Es decir, siguiendo las normas del cine actual, que no importa cuanta gente muera, o sufra, siempre que no lo veas por pantalla. Convierten la violencia en algo insustancial, ¿por que? para que puedan verlo niños o descerebrados de más de 13 años, y así las salas de cine, se llenen más.

Bueno, es un peli violenta, muy violenta, visual y emocionalmente. Deja pocas cosas a la imaginación del espectador. Juega el sencillo juego de hacer que los malos sean muy, muy cabrones, tanto que cuando el amigo Rambo los destruye se te revuelven menos las tripas, de lo que deberían. Muestra lo más bajo de la condición humana, en este caso en una guerra en Birmania, pero se puede extrapolar a África, o hasta no hace mucho, un poco más cerca. Las cosas no son tan bonitas como pretenden pintarnos esas pelis, la guerra, el ser humano, cuando se lo propone es malo, feo y cabrón.

Hablando de la peli en si, lo dicho, bestial, visceral, tenemos un poco de todo, cabezas, miembros, tripas, trozos, tiros, bombas, flechas, machetes, no he disfrutado/sufrido (tachar lo que proceda) tanto con una ametralladora del calibre 50, como cuando vi "Salvar al soldado Ryan". Reconozco que estuve incómodo viendo a los malos actuar, y que cuando les cae la justicia divina aka. Rambo sobre sus cabezas, te alegras un poquito. En cuanto al mensaje, puedes estar o no de acuerdo, ahí que cada uno decida.

Lo más impactante es que cuando la película terminó y se encendieron las luces, vi espantado a bastantes niños en la sala, y digo niños de 10 u 11 años, no se, igual estoy exagerando, pero me pareció una locura.

Abrazos y buena semana