lunes, 23 de noviembre de 2009

Objeto mágico

Ja! y yo creía que los objetos mágicos no existían. Pero no, he descubierto uno, lo más parecido al famoso saco sin fondo, los zapatos de mini-yo.
Si amigos, así es, me explico, antes de que empecéis a dudar; cuando nuestro pequeño vuelve del colegio, no sabemos muy bien por que, pero sus zapatos vienen llenos de arena, pues bien, es tradicional, por el bien del parquet, vaciar los zapatos en la terraza, pues aquí es donde uno se da cuenta del prodigio, da igual las veces que lo sacudas, siempre queda arena. Os lo juro, he estado dándole por más de 10 minutos, y cada vez que sacudía, algunos granitos caían, y luego volvías a agitar, y otros pocos más, y cuando parece que ya no quedan, le das un golpecito, y ahí aparecen más. En fin, lo dicho, un objeto arcano de increíble poder aunque nula utilidad.