miércoles, 14 de septiembre de 2005

Arma de destrucción masiva

Bueno, ayer realicé un pequeño experimento con el pequeño McKlow.
Tomé una revista de esas que aparecen misteriosamente en el buzón de mi casa, y cronometro en mano se la puse en las manos al mini-yo. Estos fueron los resultados:
  • 2 segundos: Retorcimiento general de la revistilla, quedando ésta totalmente arrugada.
  • 4 segundos: Inserción de una de las esquinas de la revista en la boca, comenzando la segregación de babas.
  • 6 segundos: Las arrugas de la revista se tornan en irrecuperables, haría falta una plancha y mucho tiempo para dejarla en buen estado.
  • 10 segundos: La humedad de las babas ha invadido un 20% de la revista.
  • 20 segundos: Comienzan los tirones de los extremos perdiendo consistencia molecular entre las páginas.
  • 25 segundos: Primera página medio arrancada.
  • 30 segundos: Varias páginas caen al suelo, sucesivos golpes y ensañamiento con la revista, provocan que la mayor parte caiga al suelo, quedando algunas páginas en sus manos.
  • 50 segundos: Ya no puedo soportarlo más, arranco de sus garras los restos gotantes y destrozados de las últimas páginas.
Ahora imaginad que en lugar de una revista publicitaria, es el número 1 de Conan el Bárbaro, o cualquiera de los comics que, inocentemente desconocedores de lo que podría sucederles, habitan en tu estantería. Si, a mi tambien se me ponen los pelos de punta.

Teniendo en cuenta que el tiempo de reacción desde que un comic caiga es sus garras, hasta que éste sea totalmente irrecuperable, es de aproximadamente 15 segundos, he pensado en las siguientes soluciones:
  1. Un alambre electrificado, sería una buena opción de alejamiento, pero las posibles chispas podrían causar incendios involuntarios en mis preciados comics.
  2. Otra opción es colocar unas ametralladoras de posicion M56A2, con detectores de movimiento en las cercanías de la estantería, pero de igual manera, una bala perdida podría arruinar algún valioso comic.
  3. Finalemente optaré por un campo de fuerza electromagnético, capaz de repeler cualquier acercamiento físico. Lo único malo es que el generados más pequeño que he encontrado es del tamaño de mi coche, y consume la energía equivalente a un despegue del Discovery. Espero que en el tiempo que mini-yo desarrolle la capacidad de andar, se invente un dispositivo portatil de este tipo...
Acepto sugerencias...