lunes, 13 de febrero de 2006

Maldito y sin puntos!

Pues si amigos, parece que me ha maledecido algún Dios, pues llevo unos meses donde una serie de desgracias me acontecen incesantemente.
Hace un mese, más o menos, dejé mi coche aparcado a la puerta de casa, normalmente lo dejo en un garaje que tengo alquilado, pero ese día llevabamos la compra y encontré un sitio en la puerta, por lo que lo dejé allí, y no lo moví hasta el día siguiente. Pues bien, cuando al día siguiente, bajo a coger el coche, me encuentro que tanto el mio como el que tengo aparcado delante, estan cubiertos de barro del manzanares. Mi mente detectivesca, dedujo que alguno de los camiones de las obras del faraón, al pasar junto a mi coche, descargó accidentalmente algunos litros de su repugnante cargamento. Dejandome el coche hecho un asco, rayandome los cristales, el motor lleno de barro, las juntas de las puertas y ventanillas con arenilla. Desde aquel día cada vez que subo o bajo las ventanillas del coche, unas minusculas partículas de barro arañan los cristales.
Bueno, pues ya olvidado aquel asunto, hace apenas tres días, iba paseando por las calles de mi ciudad con el pequeño McKlow en su carrito, cuando al subir una acera, una de las piezas de plastico que sujetan las ruedas, crack! se partió, así sin más, como si un fibrolaser la hubiera seccionado.
En fin, cosas de la vida supongo, pero es que ayer, el disco duro de mi ordenador también cayó bajo la maldición, muriendo de improviso, dejandome sin ordenador hasta nueva orden.
Todo esto me hace sospechar que he debido ofender a algún dios, que ahora me castiga, o igual les he ofendido a todos y se han unido contra mi.

Bueno espero que esta racha pase pronto, y pueda volver a mi optimismo habitual.