jueves, 6 de abril de 2006

El Último Anillo

Hola! ¿creiais que ya no escribiría más? pues no!, aqui estoy de nuevo, al pie del cañon, algo liado, pero sacando un hueco para manteneros al día de las chorradas que acontecen en mi vida.
Ahora mismo lo más importante es la próxima llegada del segundo retoño infernal de Yelmo de Troll, cuya venida es inminente, pero mientras tanto seguimos haciendo cosillas.
Aunque os parezca increible, yo también leo, y ayer terminé un libro interesante en cierta manera, se trata de

El Último Anillo: Si, habeis supuesto bién, ¿Anillo? ¿como el Señor de los Anillos? ¿es algún tipo de novela fantastica?¿espadas, brujos, elfos, enanos, etc...? no solo es una novela de fantasía que pretende emular el Señor de los Anillos, nos ahorra el sufrimiento de tener que memorizar un nuevo mapa, con nuevas razas iguales pero de distinto nombre, y con costumbres y nombres perfectamete identificables con las diferentes regiones de los Estados Unidos. No, es directamente una especie de continuación del Señor de los Anillos, la magna obra de nuestro amigo Tolkien, podemos situarla despues de lo ocurrido tras el Retorno del Rey, pero no solo eso, además en otra vuelta de tuerca, muy ingeniosa (desde mi punto de vista), nos cuenta la historia de nuevo desde otro punto de vista. ¿Y si todo lo que pone Tolkien en su novela no fuera cierto?. El libro nos plantea que El Señor de los Anillos no es más que un relato contado por los vencedores de la guerra. Donde los orcos, en realidad no eran horribles criaturas, sino un pueblo prospero y trabajador masacrado por las fuerzas de Occidente.
¿No os resulta extraño? Llega un tipo harapiento, contando una vieja leyenda ya olvidada sobre el legado de Isildur, una espada, afirmando tener derechos sobre el trono, y resulta que, oh casualidad, el regente de Gondor muere al poco tiempo, suicidandose en la pira de su hijo, y además, Faramir, el legítimo heredero yace mortalmente herido .... ¿?¿?
Bueno, pues este libro nos lo cuenta así, nos demuestra que no todo es lo que parece. Analizando un poco la novela, la dividiría en tres partes, una, la mejor, al principio, donde cuentan un resumen de la guerra del anillo, motivos que provocaron el enfrentamiento y como se resolvió.
Otra parte donde cuentan como un orco, acompañado de un médico, ambos al servicio de Mordor, huyendo de sus enemigos, encuentran otra misión de suma importancia para el destino de toda la tierra media, esta parte es una especie de novela de espias, con muchisimos nombres, situaciones, engaños, medias tintas, conspiraciones, traiciones, que no está mal, aunque pierde bastante con respecto a la primera parte.
Yo había momentos que me perdía y no sabía quien era quien.
Y al final del libro una especie de resumen de los hechos acontecidos tras finalizar el relato, curioso pero tampoco gran cosa.
La novela si no te gusta El Señor de los Anillos, no te llamará mucho la atención, a no ser que te gusten las novelas de espionaje.
Si te gusta el Señor de los Anillos, es una lectura bastante interesante, sobre todo la primera parte, pues te plantea puntos de vista y opiniones que nunca antes se te habrían ocurrido. El resto de la novela no deja de interesar, aunque no supera ese comienzo excepcional. De hecho en ocasiones, para mi reducido cerebro, resulta demasiado compleja, llegando incluso a perderme.

Atención, el autor, como es obvio, no tiene derecho a usar ningún nombre de los empleados por Tolkien en su obra, por lo que deforma los mismos, cambiando alguna letra de manera que aunque perfectamente reconocibles, no son los mismos.

Bueno, saludos, y espero tener algo que contar en breve...