martes, 19 de junio de 2007

Comiendo desde casa

Si amigos, habéis leído bien, hoy, primer día de mi nuevo trabajo y estoy comiendo en casa. Para los que no lo supierais, estoy a escasa media hora de distancia de mi nuevo puesto, lo que me permite hacer este tipo de lindezas.

Hoy por ser el primer día, voy a describir el lugar donde trabajaré en los próximos años, espero. La oficina es bastante grande, y un poco laberíntica, yo me encuentro hacinado con otras 15 personas en una sala de buen tamaño. Al contrario que en mi anterior curro, aquí el espacio personal es menor, tienes un trozo de mesa y una silla. Casi todos usan un portátil al que conectan un monitor y un teclado. La distribución interna tiene ese equilibrio característico entre el caos absoluto y la funcionalidad, algo similar a donde yo estaba, pecando del mismo problema, si falta una persona, el sistema peligra enormemente. El sistema usa toda clase de sistemas, windows, solaris, linux, mac, por lo que a priori ando algo asustado, espero que el tiempo me de la pericia necesaria para moverme con soltura. Ahora bien, destaquemos el ambiente, agradable, tranquilo, la gente está a lo suyo, haciendo sus cosas ( o por lo menos eso aparentan) y de vez en cuando se levantan a tomar agua, a charlar con otro, e incluso, atención ex-compañeros, incluso se bajan a tomar un café, tranquilamente, y avisando para que todo el mundo sepa donde están. Esto que a otros puede parecer normal, de donde yo vengo es una especie de utopía.

En fin, es pronto para aventurar opiniones, pero la primera impresión es en general buena, mis sensaciones son varias, por un lado algo de miedo al enfrentarme a lo desconocido, por otro satisfacción al enfrentarme a los problemas con confianza en mi mismo, la evolución lógica tras estas primeras horas parece que se decanta en que trabajaré más pero será más llevadero.

Voy a ver si doy una cabezada de 30 minutos, je, je...

Saludos!