jueves, 19 de julio de 2007

Reflexión Angustiana

Vamos a ver, ¿como lo explico?
Cuando uno está haciendo caca en un retrete limpio, y el primer zurullo que abandona nuestro cuerpo nos salpica el culo al llegar al fondo: el agua con la que accidentalmente nos hemos mojado ¿está irremediablemente contaminada o aún está limpia como al principio?
¡Oye! que aunque parezca una chorrada es una cuestión crítica de sanidad, que preocupa a mucha gente ¿verdad?

Chiste a colación: Por eso al zurullo se le puede llamar mojón, je, je, je....

6 comentarios:

  1. Estimado hermano, repasa cronológicamente los hechos...

    Antes de echar el zurullo... siempre meas... por lo que en el fondo tras el chapuzón tienes el culo manchado de orín...

    ResponderEliminar
  2. Querido confrater, esa realidad es obvia, pero imagina que por circustancias reiterativas, los hechos se reescriben de la siguiente manera, vas a defecar, meas, te arrepientes, te levantas, tiras de la cadena, cuando estas a punto de alcanzar la puerta, vuelves a arrepentirte, te sientas y ahora si, cagas...

    ResponderEliminar
  3. siempre es mejor que salpique y te moje el culo, asi los tanzanetes se ablandan y salen mejor cuando pasas el papel

    ResponderEliminar
  4. Petxuguita20:13

    Pero es que a nadie se le ha ocurrido echar al truñadero previo uso, una bola de "papel del bull" para evitar salpicones infernales????
    Ay madre!!!

    ResponderEliminar
  5. esta claro que a nadie se le ha ocurrido lo de la bola de papel, pero eso plantea otro problema:

    ¿el tamaño de la bola de papel, debe aumentar o disminuir dependiendo del apreton??

    o en caso de diarrea liquida, ¿se ha de forrar todo el interior del trono de las descargas de papel?

    Perdon si le da asco a alguien, pero son dudas que tiene la gente, coñe!!

    ResponderEliminar
  6. Bueno, por ahí rulan unas normas ISO 9000 para cagar en lugares ajenos. Por ejemplo, especifica que hay que usar dos tipos de sellos elaborados con papel higiénico, uno alrededor de la tapa y otro, hecho con una tira plegada situada sobre el agua del fondo, tapádolo por completo para precisamente evitar el molesto salpicón del truño alias moñigo.
    De esto, los cagoístas sabemos algo.

    ResponderEliminar