viernes, 15 de agosto de 2008

Mamut

Os contaré la historia de esta película, era un día de Junio, y paseaba yo por la sección de DVDs de la FNAC, viendo películas con posibilidades, en la zona de películas con posibilidades, y entonces su carátula me impactó, La carátula en cuestióndirecto a las conexiones sinápticas de mi cerebro. Mamut, con Vincent Ventresca y Summer Glau. Mi cuerpo actuó sólo, como en un sueño, siguiendo una lógica que iba contra natura, tenía que verla...
No ha sido hasta mis recientes vacaciones cuando por fin pude verla...

Bueno, el producto no podía causar más expectativas, una TV movie con dos pedazo de actores de serie B, como estos tenía que ser lo peorrr, y efectivamente, los cinco primeros minutos, cumplieron todo lo esperado, un meteorito impacta contra la Tierra, más concretamente en un museo de antropología de una pequeña localidad americana, donde tienen ¿un Mamut en un bloque de hielo? Dicho meteorito, en realidad resulta ser una mini-nave espacial que contiene una entidad alienígena que provoca una explosión y posee a la criatura congelada, haciendo que vuelva a la vida. La explosión deja inconsciente al guarda y el Mamut, le absorbe la vida, usando su trompa. ¡¡¡Y eso con apenas 10 minutos de película!!! La cosa luego va a peor, salen hombres de negro con armas raras, un sheriff con dos ayudantes paletos, y hasta una mano zombie, en fin, increíble.


Por supuesto, los despropósitos, y agujeros de argumento son brutales, el mundo sufre de algún tipo de paradoja espacio-tiempo, porque vayan donde vayan, da igual como, pero se acaban encontrando con el Mamut (1), que por cierto apenas sale, porque los efectos especiales por ordenador, aunque cutres, deben ser caros.
Se nota, y mucho, que ninguno de los actores, se toma en serio lo que hace, se lo debieron pasar bastante bien rodándola.


Típica cinta para ver con amigos y partirse de risa mientras se comenta. Pero no os confundáis, es muuuy mala.


1 En algunos círculos de la erudición se conoce a esta paradoja como la teoría del mundo circular