viernes, 3 de abril de 2009

Critiquitas

El caso es criticar, el otro día en la sobremesa, empezamos a hacer chanzas y burlas, sobre la peste que dejaba un compañero de curro cuando salía del retrete. La verdad es que fue muy gracioso, pero a los pocos minutos, ya pasados los efectos del humor chusco pensé:
¿y nuestra mierda? ¿acaso huele bien?

Ahí queda esta pequeña reflexión previa al fin de semana.

¡Felices vacaciones! (los que las tengan claro, los demás a pringar, como yo)