martes, 28 de septiembre de 2010

Quien mucho abarca...

Si amigos, voy camino comprobar en mis carnes el refranero español.
Llevo una temporada, donde no paro de comenzar nuevos proyectos para la realización personal. Y es que para mi, el fin del verano, es como el fin de año. El momento donde uno recapacita y plantea sus objetivos para el año siguiente. En cuestión de menos de un mes, entre otras cosas, he vuelto a entrenar, he comenzado a aprender alguna cosilla que aporte algo a mi estancada carrera como informático decepcionado, hemos adoptado un gato (no comments), y ahora puedo afirmar que he vuelto a dibujar. Supongo que el hecho de que miniyo esté comenzando su último curso previo a ese gran paso que será primaria, y el apoyo incondicional de mi media mandarina, me ha llenado de confianza y seguridad, para poder comenzar a tener vida de nuevo, una pobre ilusión que espero dure hasta que sea demasiado tarde para echarse atrás.

Por si no lo sabéis, el refrán dice que quien mucho abarca, poco aprieta, pero yo espero apretar algo, aunque sea un poquillo. A ver el año que viene por estas fechas, que es lo que queda...

Alea jacta est...