martes, 5 de junio de 2012

Dia 5. Por ahora todo bien

Bueno, pues así a lo tonto han pasado cinco días ya, y todo sigue mas o menos igual.
El primer día fui expectante a la famosa oficina de empleo, antes Inem, ahora Sepe. Una suerte de peregrinación a la meca, pues conforme te acercas al edificio, vas viendo que toda la gente que va por la calle, tiene el mismo objetivo, como almas en pena se dirigen hacia el purgatorio.
Cuando entré en el local, estaba un poco perdido, me acerqué a un mostrador que debía ser de Información, aunque no lo ponía por ningún lado, y pregunté.
"Hola, es mi primera vez... ¿que hago?"
Me indicaron dónde coger número y en 10 segundos estaba sentado en una mesa frente a una señorita que ni me miró a la cara...
Autómata
"¿Tiene el DNI?"
"Que efectividad" pensaba yo, mientras ella, como un autómata me pedía el DNI, y otros datos personales. Y entonces me preguntó que a que me dedicaba. No sabía muy bien que decirle, pues 12 años de trabajos como mercenario de diversa índole, no se pueden resumir así sin unas coca colas, y un par de horas mínimo. Finalmente opté por un sencillo "informático", a lo que me pidió que le aclarara si era analista o programador... tócate los huevos, bueno, creo que le dije analista, y entonces me dio un papel mal recortado con los teléfonos para pedir cita, también me contó algún otro cuento o trámite, pero dada mi inexperiencia en los términos empleados, no me enteré muy bien. Tuve que pedirle amablemente que me explicara las cosas de nuevo como a los tontos. Y ya si, resulta que, lo que acabábamos de hacer, era darme de alta en una especie de buscador de empleo, y que luego si quiero la prestación, es decir el dinerito, entonces debo pedir cita e ir otro día. Parece ser que esto último no es obligatorio, si quieres no lo cobras :)
En definitiva, me imagino que estarán hasta las narices de estar todo el día tratando con miserias humanas, pero igual por eso mismo, podrían ser un poco menos robot.

Pues bueno, aparte de eso, otra novedad ha sido mi trato con abogados, buscando resquicios legales, en mi despido, para ver si podemos introducirles algo analmente a mis antiguos contratistas. Por ahora parece complicado, pero no perdemos la esperanza...

Y después viene el día a dia, ir al Mercadona a horas en las que apenas hay una persona en la cola, cocinar, arreglar esas cosas de casa que quedaban pendientes, y por supuesto arreglar el CV, y buscar sitios donde echar el cebo a ver si alguien pica. Quiero también realizar esos arreglos menores que me solicitan a veces, amigos, conocidos, o conocidos de amigos, y que no podía acometer debido a las obligaciones adquiridas por mi contratista. Ahora, una vez libre de esas ataduras, podré hacer esos trabajitos sin mayor problema. Lo que no se es como lo cobraré, porque como siempre, éste nuestro gran imperio no pone precisamente facilidades para que un mercenario cobre 200 euros de manera legal, sin enterrarse en una montaña de papeleo, lenguaje soez, e impuestos.

Lo mejor, las tardes con mis pequeños.

Y así vamos por ahora, ya os iré contando los próximos avances, ya sean hacia adelante o hacia atrás.

Saludos