lunes, 13 de mayo de 2013

Y el tiempo pasa...


Han pasado muchas cosas desde que dejé de escribir, y ninguna especialmente reseñable o destacable en la marea de sucesos de los últimos tiempos, o si, depende del cristal con el que se mire. 

Mi tiempo y mi imaginación están seriamente mermados, sobre todo esta última, consecuencias supongo de la edad, y el agotamiento.
Analizando un poco más, el "problema" puede ser originado por la falta de una temática clara en el blog. El dilema de sentarme y pensar "¿Y que coño cuento yo ahora?" es recurrente, además la necesidad de contar lo que pasa por mi cabeza está de sobra suplida por el Twitter, cuyos 140 caracteres, dan más que suficiente espacio para mis reflexiones, dejando artículos,  críticas u opiniones más sesudas para este rincón de Internet.

Yep, It's the Doctor.
¿Qué opináis al respecto?, ¿debería centrar la temática del blog a alguna de mis reducidas especialidades?, ¿o afrontar el reto que supondría seguir divagando y saltando de tema en tema ad infinitum? 

Analizando las visitas de este pequeño espacio con las fantásticas herramientas proporcionadas por Google, veo que la sección de homenajes, y las de cine de serie B, son las más populares, siendo las más comentadas las entradas relacionadas con pensamientos, o eventos personales, esto es porque la mayoría de mis seguidores son familiares y amigos. 
Así visto, pienso que mi estrategia para retomar las riendas de mi creatividad debe pasar por crear un par de homenajes notorios, y volver a meter reseñas de pelis malas que molan, a ver si de esta manera, entre unos y otros, de vez en cuando surge la chispa, y escribo alguna de esas reflexiones, o pensamientos que tanto éxito tenían en el pasado.

Quiero por otro lado tener un enfoque optimista, pues actualmente es fácil ser pesimista, protestón, o reivindicador, todos estamos afectados de una u otra manera por la realidad circundante, y todos sabemos como arreglarlo. No quiero que ese espíritu se contagie aquí, salvo que eso aporte humor o conocimiento, en cuyo caso es perfectamente válido, como los chistes de bebes muertos.
Angust McKlowAsí pues, sin más dilación, empezamos de nuevo, una nueva temporada de gozo y esplendor, una nueva era dorada de las letras absurdas, bienvenidos otra vez, espero que nos leamos a menudo.


Hola, mi nombre es Angust McKlow, señor de Rohan, y portador de Angrist, alguien que no existe, salvo en la imaginación de unos pocos, no trates de encontrarme pues no soy más que humo, un producto fabricado de sueños...