sábado, 20 de enero de 2007

Nueva York: Dia 8. Marchamos

Hoy es el día que nos vamos, pero esa será esta tarde, antes tengo toda la mañana para patear la ciudad.
Lo primero decir que el día estaba despejado pero el frío era pelón, y corría algo de aire por lo que la sensación termica era menor. Tambíen concertamos una furgoneta similar a la que nos trajo del aeropuerto para hacer el camino inverso, uno de los recepcionistas se encargó de todo.
Al igual que ayer por la tarde, cada uno iría por su cuenta, para encontrarnos sobre las 13:00 en un sitio de perritos que tenía apuntado en mi cuaderno. Lo primero que intenté es ir a la tienda de juegos de rol que me dijeron ayer. Llegue a la calle y llegué al portal, pero resulta que la tienda estaba en un cuarto. El portal estaba cerrado y no sabía donde llamar o si era pronto o tarde, el caso es que pasé, seguí camino hacia la tienda de comics de ayer. Estaba tal como la recordaba, pero tenía el mismo problema que en las anteriores tiendas, demasiadas cosas, y poco tiempo. Eso si, encontré algunas cosas interesantes, un llavero de Superman, un set de figuras de Groo que encima estaba en oferta, y un libro, uno que me había olvidado de buscar, pero que estaba allí, expuesto, mirandome, esperandome que lo cogiese, no dudé, ni siquiera se lo que me costó, no lo miré, no me importa, pero ahora lo tengo.
Public LibraryDespues seguimos camino a Times Square, pasamos antes por la Public Library, que me sorprendió, aparte de por lo chulo del edificio por dentro (todos lo hemos visto en la peli esa del "Dia del Mañana"), porque te dejaban entrar a leer en las salas, podías ir entrar en una sala, sentarte y disfrutar de la tranquilidad y el sosiego de un lugar como ese. Intenta pasar a la Biblioteca Nacional sin el carnet de piticlin a ver que te dicen...
Times SquareSeguimos camino y llegamos a Times Square, otra vez, nunca me canso de este sitio, volvemos a entrar en el Virgin, pero esta vez a tiro hecho, me compro por fin el DVD de "The Army of Darkness", la versión ramplona, sin nada especial, pero bueno, por lo menos la tengo, porque por tierras patrias, nadie se ha atrevido a sacarla.
Seguimos paseando, "disfrutando" del frío extremo, hasta llegar al sitio de los perritos calientes, el Papaya's Gray, básicamente por 3,5$ te comías dos perritos y un batido de frutas. El perrito no era gran cosa, pero la salsa que le ponían no estaba mal, y el batido estaba muy bueno, vamos que la espectativa era mayor que el resultado final. Como el sitio no tenía lugar para permanecer sentado, pues buscamos algun sitio por la zona, y acabamos cayendo en un mejicano bastante grande, donde como siempre nos atendieron muy bien. Me puse hasta arriba con una quesadilla como mandan los dioses, no esa mierdecilla del VIPs. Hicimos una sobremesa relajada y volvimos al hotel donde nuestras maletas esperaban para ser cargadas en una furgoneta enorme y negra, el conductor, un dominicano enorme, nos amenizó el viaje, contandonos alguna que otra curiosidad.
Ya en el aeropuerto, pasamos los pesadisimos controles de seguridad, y nos sentamos a esperar. Cuando se suponía que faltaba media hora para embarcar, nos comunican que debemos cambiar de puerta, por no se que problemas con el avión actual. Para variar, la otra puerta estaba en la otra punta del aeropuerto. Cuando llegamos, pues nada, esperamos y finalmente entramos en el avion.
Pero esto no termina aqui, cuando el avión se encontraba en pista, un problema con un generador, nos hizo volver a la salida, para que los de mantenimiento le dieran un repaso, y así finalmente con menos de un par de horas de retraso salimos rumbo a nuestra casa.
El viaje se me hizo relativamente corto, pues estuve durmiendo la mayor parte del camino.
A la llegada nos esperaba la cuñaaa, y mini-yo, que se puso como loco al vernos, yo me puse también muy contento. Lo mejor de volver.
Ya en casa, se montó una pequeña fiesta, pues mis padres, la madre de la pelotita, mi hermana, mi cuñaaa, mini-yo, todos allí, apelotonaos, comiendo, contando cosas del viaje, viendo las fotos y los videos, debo decir que aguanté despierto hasta la noche.
Por lo que el Jet-Lag ese, pues no lo tuve muy grave.

Bueno amigos, pues esto ha sido más o menos nuestra estancia por aquel país, a partir de ahora seguiré con cosas más mundanas y cercanas.

Saludos y hasta la próxima.