martes, 27 de febrero de 2007

La Torre de la Golondrina

Otro libro que me he terminado hace ya unas semanas, pero que hasta ahora no se me había ocurrido comentarlo.

Este libro es el ¿sexto? de una saga que empezó muy bien (ya he hablado antes de ella), y con altibajos más o menos entretenidos va avanzando. Por lo que se, queda un libro más y todo terminará, para bien o para mal. Pero de la saga hablaremos cuando termine, ahora centrémonos en este libro. Veamos, lo primero es que es la continuación de los anteriores, es decir, es complicado leértelo sin saber nada de lo anterior. Yo gracias a mi memoria de pez amnésico, podría afirmar que estoy en este caso, porque la novela anterior me la leí hace medio año, aproximadamente.
Decir que usa mucho el recurso del flashback, tan de moda ultimamente por las diversas series que pueblan nuestras televisiones, y lo aprovecha a la perfección, creando una tensión y unas ganas de averiguar como se ha llegado a la situación actual francamente buenas. Este volumen además tiene menos magia y cosas raras que el anterior, cosa que como sabéis a mi me parece mucho mejor, prefiero temas mundanos, nada de teleportaciones místicas, rayos de peste, ni cosas así, donde esté una buena espada, que se quiten todas esos recursos orientados a los débiles.
Además presentan a un personaje nuevo que a mi particularmente me ha maravillado, un cazarrecompensas bastante malnacido. Buenísimo.
Tiene dosis justas de criaturas, objetos magníficos, animales de leyenda, algo de magia, pero sobre todo, como en todas las anteriores entregas, lo mejor son los personajes, pero no sólo los protagonistas, sino todos y cada uno de los individuos que aparecen en la novela, es como ver una película de los hermanos Cohen, donde cada tío que tiene una frase resulta un personaje fascinante.

Podría haceros una sinopsis del libro, pero si no habéis leído nada de las anteriores novelas, no tiene sentido. Decir que sigue dividido en dos historias principales, por un lado el brujo y su peculiar grupo, incluido el maravilloso trovador Jaskier, y por otro lado la pequeña Ciri, que sigue buscando el destino de la vida o algo así.

Sigo recomendando encarecidamente esta saga, empezad por los primeros donde si se cuentan historias sueltas sin conexiones aparentes entre ellas, y luego adentraros en la historia que se va entretejiendo número a número, hasta ese desastroso desenlace que se prevee en el próximo volumen.

Saludos.