lunes, 19 de febrero de 2007

Mudanzas en la oficina

Pues si, hemos movido muebles, reubicado mesas, cambiado orientaciones, y afortunadamente y sin que sirva de precedente, he mejorado. Me encuentro en un sitio con ventana a mi izquierda, y pared a mi espalda.

Ya no me dare esos sustos cuando la jefa se aproximaba sigilosamente por la espalda y me preguntaba algo, y podré por fin ver esa web donde aquella gallina, le hacía aquello al señor gordo...

Espero que con esto mi nivel de estress disminuya un poco, ahora veo la luz de sol, y la gente pasar por la calle.

Genial...

P.D. No por ello dejo de buscar otro curro, donde no tenga que soportar a histéricas, desequilibradas, y esquizoides...

4 comentarios:

  1. Me alegra que tu nivel de stress baje, después del de la gallina te recomendaría el del gato que se sube al arbol con la bola de pelo y hace grrrrr... (o quizás no)

    Menos mal que ayer no me moví de casa porque hoy estoy francamente peor, no quiero pensar que hubiera sido de mi si llego a ir al Krav. Estoy inmovilizado en casa con mis miasmas...

    Por cierto, dada tu condición de zocato lo ideal es que el sol te entre por la derecha, así no te tapas lo que escribes con tu sombra... Recuerda a Musashi.

    Hasta luego cocodrilo, me voy a empapar de miasmas mis deuvedeses de Doctor en Alaska...

    Pdta: ¿Para cuando un Rol?

    ResponderEliminar
  2. Pero es que yo escribir, lo que es a mano, poco. Y con el teclado, ya casi ni lo miro...

    Mejorate y descansa.

    ResponderEliminar
  3. Te entiendo Angust, yo ahora mismo tengo una hermosa ventana a mi espalda en el curro, y salvo un extraño temblor en el suelo de vez en cuando, me mola mi nuevo sitio...
    (lo del temblor quiero creer que es algún banco de pruebas de un motor o así, aunque puede que sea algo menos molón como la calefacción arrancando, en fin, algún día lo descubriré...)

    ResponderEliminar
  4. El gracioso de turno16:02

    Desengáñate por mucho que cambies de trabajo, por lejos que intentes huir... siempre encontrarás histéricas, desequilibradas, y esquizoides a las que aguantar... es como la consabida historia de la bomba atómica y las cucarachas...

    Muuuaahahahahaha!

    ResponderEliminar