jueves, 22 de febrero de 2007

Reflexión Angustiana

Si las películas tienen clasificación por edades, los juegos tienen clasificación por edades, la televisión tiene clasificación por edades, ¿por qué los libros no?