martes, 20 de marzo de 2007

Haciendo amigos

Ayer iba tranquilamente leyendo en el deslizador subterraneo que recorre la capital imperial, cuando en una de sus paradas entra en el vagón, lo que se suele denominar como un personaje peculiar. El tipo en cuestión tendría sus 40 ciclos o más, con el pelo blanco, bastante largo y cardado, unas gafas de sol estilo Lennon, y una torera de cuero negro con flecos de hasta 20 cm en la espalda y brazos. Esto en una megaciudad como esta, pues no tiene nada de particular, "uno más", piensas mientras sigues con la lectura.
Pero el caso es que cuando llevo un rato, mis supersentidos me alertan de que el individuo estaba leyendo por encima de mi brazo el libro que yo tenía abierto. Cuando él se percata de que yo me he dado cuenta, (sin duda debe tener también supersentidos...)
me pregunta muy amablemente, mientras señala el libro con una mano pálida y bien cuidada.-Disculpa, como se titula?-
Yo sin decir palabra, cierro el libro y le muestro el lomo para que lea el título, porque no quería que mi perfecta pronunciación de la lengua de Shakespeare aturdiera al susodicho.
Me agradeció el gesto, y yo asentí con confianza.
Me bajé en la siguiente parada, y me despedí de mi nuevo amigo hasta otro día.


Así que ya sabeis, ser fan de Bruce Campbell, sirve para hacer nuevos amigos raros.

Saludos, y buena semana.

7 comentarios:

  1. Magnífico momento para ser recordado, el libro de Bruce Campbell me tienes que decir que tal está... (hay que ser muy freak) Pero...

    ¿porqué pones el comentario dos veces?

    ResponderEliminar
  2. ¿porque soy muy friki?
    es que lees muy rápido, y parece que lo haces dos veces...

    ResponderEliminar
  3. ¿cuál de los dos libros?
    Supongo que la novela, que tiene un título como para no decírselo a un extraño...;P

    ResponderEliminar
  4. Estimado Acho,

    ¿cuántas personas habrá que conozcan a Bruce Campbell?

    Por otro lado dentro de ese exquisitísimo grupo ¿cuantas se leerían un libro con el título "Make Love, the Bruce Campbell Way"?

    Y de ellas ¿cuántas están en el Hall of Fame de "adictos a Bruce Campbell" y el autor de éste va diciendo de ellos que son "su mayor fuente de información"?

    ¿He respondido a tu pregunta? Aunque sólo sea por el márgen de población en el que te colocan esos parámetros, ya como poco estadísticamente eres "improbable"

    La verdad es que si no supiera quién es Bruce jamás me leería un libro titulado "Make love", aún así tengo una seria curiosidad de que se cuenta este ínclito cameador, pero yo también soy bastante "improbable" estadísticamente hablando.

    No obstante, quiero aclarar que yo no he dicho friki, que es una palabra que me disgusta mucho, sino "freak" pronunciando en perfecto castellano la "e" y luego la "a" si puede ser con acento de Albacete.

    Un abrazo campeón.

    ResponderEliminar
  5. Que interesante encuentro.
    ¿Te sientes con necesidad de tener ropa con flecos?...
    ¿Se cito contigo otro día para continuar su lectura de tu libro?...
    ¿Te ofreció dinero?...
    Entonces, creo que no es tu amigo.

    Enhorabuena por las relaciones metro-culturales. :)

    ResponderEliminar
  6. El mal personificado00:56

    Estaba dándole vueltas a esta entrada y... ya se porque me sonaba tan familiar!!!!

    Ya tuviste otro encuentro similar hace muchos ciclos, en el 127, con otro inadaptado de reloj de bosillo con cadena... si no recuerdo mal... cuenta, cuenta.

    ResponderEliminar
  7. Ostia!, es verdad, ¡aquel pequeño ser!

    Me contaba no se que cosas sobre el reloj de su padre (no, no es Pulp Fiction).

    Jo, que pena haberme olvidado de los detalles, aunque su cara la tengo fresca. Creo que todavía hoy orbita por el planeta Saconica, al acecho, esperando una nueva víctima a la que brasear...

    ResponderEliminar