jueves, 26 de abril de 2007

Ocupado

Si, lo se, no habeis leido nada nuevo por aqui desde hace días. Ya sabeis la escusa, estoy liado. No se muy bien con qué, pero algo me tiene demasiado ocupado como para escribir. Y debo admitir que es imperdonable.
¿De que quereis que hable?

¿La M-30?, si, ya han terminado el tunel, justo al ladito de mi casa tengo una entrada y es guai, tardo exactamente lo mismo que antes en llegar hasta casa de mis amigos y parientes. Pero comparado con lo que tardaba durante la descomunal obra, esto es mucho mejor.

¿Mini yo? estupendo. Ahora que viene el buen tiempo, me paso muchas tardes en el parque, viendo pasar el tiempo, mientras el se entrena en técnicas de combate con sus pequeños compañeros de juego. Tiene dominadas varias técnicas como el golpe de pala en la ceja, patada en la espinilla, ataque de cubo en la nuca, o empujón traicionero por la espalda. Lagrimas de orgullo nublan mi visión.

Por si aun no lo sabíais, sigo buscando curro, la semana pasada hice otra entrevista, pero me temo que tampoco cumpliré con el perfil. Espero que la constancia tenga su premio, porque si no tendré que pasar a técnicas de intimidación y acoso aprendidas en el servicio secreto de Latveria. Así que, amigos mios, si sabeis de alguien que busque para su negocio un marine colonial con experiencia de combate contra entidades alienigenas, astrales, o incluso del inframundo, habladle de mi, mis honorarios son altos, pero merezco la pena... De todas formas todo eso carecerá de valor cuando empiece a recibir la ingente cantidad de dinero que espero cobrar por ese anuncio que he permitido a Google poner en este blog. De esta me retito amigos.

Este puente me quedo por aqui, y pringo el lunes, por lo que me imagino que actualizaré mi visionado de pelis y series varias. Y de paso, a ver si encuentro un hueco para poder pasarme por las tiendas de comics y ver que tal están las novedades del salón del cómic y si mi bolsillo puede resistirlo.

Por último comentar que desde que le regalé el bajo a mi media mandarina por sus reciente cumple, otra nueva afición resopla por el horizonte. Pues de vez en cuando, cuando ella no lo está tocando, me siento a hacer vibrar las cuerdas y la verdad es que es muy relajante. ¡Flea échate a temblar!


Saludos y tranquilos, que seguiré escribiendo aunque os pese.