lunes, 7 de abril de 2008

En la trinchera

Si amigos, sigo en la trinchera. Mientras escribo, los láser iluminan el cielo, y el olor a ozono churruscado inunda mis fosas nasales. Lo que creí que iba a ser un destino agrominero en la frontera del sistema, ha resultado ser toda una batalla campal. Desde que llevo aquí, hemos perdido a dos compañeros, otro ha vuelto después de un tiempo de permiso por una herida previa, y tres nuevos e inexpertos chavales se nos han unido. Seguimos requiriendo refuerzos, de cualquier tipo, aunque sea para recargarnos la munición, pero nada, no hay créditos suficientes, y nadie quiere este destino, normal.
Conforme me he dado cuenta de la situación que me deparaba el destino, me encabroné un poco, pero bueno, meditándolo con serenidad, creo que mi experiencia me permitirá sobrevivir el tiempo que dure, aprovecharé mientras tanto para acumular más conocimientos, y sabiduría. Además este destacamento tiene sus ventajas, mejor aprovechamiento del tiempo, sol, gente nueva, desayunos baratos, y al final habrá medallas, diplomas y honores, espero...

8 comentarios:

  1. yo ofrezco sofa y partidilla a la play3 en mi casa YA AMUEBLADA

    ResponderEliminar
  2. En la Trinchera intento estar todo lo que puedo... pegándome de tiros en el Live de la Xbox...
    Que vicio tengo con el Call Of Duty 4... Recomiendo a cualquiera que pueda acceder al juego, que lo pruebe, y si lo puede probar en red... ni te cuento...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. No te preocupes, el infierno está en cualquier lado, desde las minas de Kessel el percal no es mucho mejor. No hay apenas acción y los días se pasan entre el tedio y el duro trabajo de extracción.

    La situación es tan sofocante que muchos días no llego a los mínimos de extracción. A estas alturas a falta de 10 semanas para el final de mi condena apenas he llegado a un 10% de cantidad que estoy obligado a extraer y si no consigo encontrar un filón mi condena se ampliará por dos años más.

    No me enrollo más parece que los chicos han encontrado otro morador de las minas y está destrozando el equipo de extracción.

    Suerte.

    ResponderEliminar
  4. Pues en mi sistema, pese a no haber conseguido conquistar las colinas que se nos habían encomendado, las cosas parece que se van calmando. Incluso me han promocionado y condecorado! debe ser que se han dado cuenta lo duro que ha sido aguantar a puro huevo la insurreción. Sin ayuda del imperio y con armamento de las guerras de secesión.

    La próxima vez que pase por la metrópolis hacemos un poder todos y nos vemos en plan tribu?

    ResponderEliminar
  5. Eso estaría de muerte clip, espero tener permiso para salir de la mina ese día y no estar fibrilando en los brazos de eros.

    ResponderEliminar
  6. Supongo que las fibrilaciones se deberán a la cantidad de horas que echas en la biblioteca y que eros es uno de los temas de la oposición, no?

    ResponderEliminar
  7. a) si
    b) no

    Saca tus propias conclusiones

    ResponderEliminar