lunes, 14 de septiembre de 2009

Sólo ellos

Es curioso como el pequeño McKlow es capaz de convertir unos inocentes muñecos de goma con forma de vaca y elefante, es unas fieras criaturas que se pinchan la una a la otra con sus cuernos/colmillos entre terribles gritos de dolor y todo lleno de sangre.
Y todo eso sin haberse leído aun el Rolemaster.

Por cierto, ganó la vaca.