viernes, 13 de noviembre de 2009

Sobre las normas

Debido a que durante unos días he ido más tarde al trabajo, he llevado a miniyo a su centro de modificación de la conducta a la hora normal de entrada. Me explico, normalmente gracias a esta sociedad que tanto hemos luchado por conseguir, tengo que llevar al niño mucho antes, a unas celdas de confinamiento temporal, donde lo mantienen recluido con el resto de niños cuyos padres están condenados a trabajar por cuenta ajena, hasta que llega la hora de abrir, normalmente las 9:00, momento en el que llevan a los chavales con el resto, para que comiencen su adoctrinamiento.
Bueno, pues como os decía, durante un par de días, he llevado al menor de los McKlow a ésta hora, con sus consecuentes ventajas, duerme más y por lo tanto está más espabilado, desayuna en casa, y sus charlas de camino son mucho más instructivas. Aparte una vez llegas al centro, le ves en su entorno con el resto de bestezuelas, jugando mientras esperan a la apertura de puertas.
Desgraciadamente me he percatado también de una cosa, la mayoría de los padres son gilipollas, sordos, o no saben escuchar. Vamos a ver, cada año, al comenzar el curso, nos cuentan lo mismo, que cuando se lleve a los niños, se les deje allí solos, y que no pasen con ellos a las filas. Que ya hay barullo suficiente con los enanos, como para que encima se metan allí los padres sobreprotectores, que quieren que la mano de su hijo, pase de su mano a la de su tutora, no vaya a ser que se sienta desprotegido, o abandonada, la pobre bestia.
Y claro, yo que soy muy obediente, hago lo propio, le dejo allí, le digo "que la fuerza te acompañe", y me voy al final, para verle en su habitat natural sin influir en su comportamiento. Pero siempre hay cretinos, que se meten con su niño en la fila, y que por tanto me impiden realizar dicho estudio, por no hablar de que otros niños no se meten en las filas porque no ven a sus compis, que están ocultos tras los culos de los subnormales que no entienden lo que significa, "no pasar de esta linea". Formándose al final un mogollón de gente y gritos, que parece esto el mercado de esclavos de Shadizar.

Creo que debería haber un nuevo puesto de trabajo no cualificado para los colegios, "el apalizador", con un taser y un palo, para arrear a todos los mayores que crucen la linea. Igual a los niños les traumatiza ver a sus padres retorciéndose en el suelo, pero oye, aprenderán una importante lección... o no, pero a mi me encantaría verlo, jejeje.

Y que conste que no soy un tipo que siga las normas a rajatabla, sin pensar, pero cuando éstas tienen una razón de ser, lógica y concisa, su estricto cumplimiento ayuda a que la vida en general sea mucho más sencilla. Creo.

Saludos.