martes, 10 de noviembre de 2009

Y se hizo la luz

El otro día tomé una iniciativa (aplausos, gritos de júbilo...) decidí cambiar yo solo una de las ¿bombillas? de uno de los faros de mi carguero espacial, que llevaba fundida ya varios meses. Mi pequeña nave, tiene apenas 5 años, por lo que podría considerarse relativamente nueva, y claro, las cosas han cambiado mucho, desde los tiempos en que la mecánica estelar era algo asequible al ciudadano medio, ahora las cosas han cambiado, y para meter mano en la sección de ingeniería de una de estas naves nuevas, hay que tener un máster en ingeniería aeroespacial, o las manos de un bebe, unidas a unos brazos multiarticulados de por lo menos 2 metros. Los pasos fueron más o menos los siguientes:

  1. Conseguir una linterna: 10 minutos
  2. Conseguir abrir la sección de ingeniería: 15 minutos
  3. Localizar la zona de los faros: 1 minuto (si es que soy un hacha)
  4. Quitar el tapón de goma, que protege la zona de las bombillas: 5 minutos (me empiezo a dar cuenta que mis manos son demasiado grandes y que necesito más articulaciones)
  5. Extraer la bombilla del faro: 5 minutos (todo está muy junto por aquí)
  6. Quitar la bombilla de su chisme: 15 minutos y una buena sudada, aquí se junta todo; manos grandes, más el desconocimiento de como quitar la bombilla, ¿girando, a presión, levantando alguna pestaña?, al final era a presión. También añadimos que el espacio para trabajar era reducido, entre los numerosos tubos, cables, juntas, y basicoquis varios, esto unido a un pobre diseño articular (calculé que con dos articulaciones más a la altura de las muñecas, sería suficiente) y mis delicadas manos de informático/guerrero que no tenían la fuerza suficiente para extraer la dichosa lamparita de los cojones de su chisme. Resumiendo, un infierno, las manos llenas de arañazos, dolor en la espalda y las rodillas, toda una aventura ¿eh?
  7. Colocar la bombilla nueva en el chisme donde estaba la antigua: Otros 5 minutos de infierno, pues, sin apenas ver, y con todos los problemas de antes.
  8. Poner la bombilla en el faro: 5 minutos y numerosas dudas sobre si estará bien puesto o no.
  9. Una vez comprobado que funciona, colocar el tapón de goma de protección: 1 minuto.
  10. Cerrar el panel de acceso y lavarse las manos: 0,5 minutos...
En resumidas cuentas, tenemos que para cambiar una puta bombilla de una astronave serie C, de lo más común, he pasado más de una hora, y he acabado con la mano hecha mierda, y un dolor de espalda importante. Por lo menos ya se como hacerlo la próxima vez... llama al maldito seguro, gilipollas, que te lo hacen gratis.
Bueno, era una especie de reto personal...