lunes, 16 de agosto de 2010

En busca de la cesta perdida.

Sólo una pequeña reflexión, por que en los grandes supermercados, es tan difícil encontrar una cesta. Quiero decir, cuando uno entra a por cuatro tonterías no necesita un carro, con una cestita le basta, pero oh! sorpresa, nunca hay cestas en la entrada, que es donde se supone que deberían estar. Así pues, uno empieza a recorrerse todas las cajas, hasta que al final, tras haber cruzado docenas de colas con malhumorados clientes esperando a pagar, por fin encuentras una, desgraciadamente en ese mismo momento otra pobre victima de la escasez también la ha visto, con una sonrisa titanlux, se la cedes amablemente y sigues tu búsqueda esperando que el Karma se equilibre, pero no, el Karma te da por culo de nuevo, pues cuando encuentras finalmente la cesta, o bien está sucia como si se hubieran cagado dentro, o le falta una rueda, o el asa está partida.

Supongo que esta es otra de las sucias estratagemas que usan los supermercados para jugar con tu mente, para que finalmente cojas un carro y lo llenes hasta los topes feliz como una perdiz.


¿Para cuando comenzarán a cobrar por las cestas? Como es obvio, en beneficio única y exclusivamente del medio ambiente.

P.D. Por supuesto en Mercadona esto no pasa, y siempre hay cestas. :)