viernes, 30 de junio de 2006

Deslocalización

El otro día me dio por pensar (pese a las recomendaciones contrarias por parte de prensa y tv). Estuve pensando en el esfuerzo que supone ver a los amigos y familiares, no me interpreteis mal (pese a las recomendaciones contrarias por parte de la prensa y tv), quiero a mi familia y adoro a mis amigos, pero es dificil y supone un esfuerzo conseguir un pequeño hueco para verles.
Al principio, de los tiempos ver a la familia era sencillo, vivias con ellos, llegabas a casa después de un duro día de paseos vagueando con los amigos, y allí estaban, esfuerzo 0.
Con los amigos, pasaba algo similar, en mi caso por lo menos, la mayoría vivían cerca de casa. Salías a la calle, cruzabas unas calles, llamabas al timbre, y ya estaba, en cuestión de una hora, te habías puesto al día de las últimas novedades acaecidas desde la última vez que nos habíamos visto, podías incluso volver a comer a casa.
Pero llegó la independencia, y claro no siempre encuentras casa en el mismo barrio, cambias de barrio, por lo que tus amigos, se alejan, ir a verles supone algo más de esfuerzo. Además la independencia suele ir asociada a un trabajo, por lo que tu tiempo libre se ve seriamente mermado. Ahora resulta que para ir a ver a un amigo, se requiere de una hora para ir y otra para volver, teniendo en cuenta que trabajas en torno a 8 horas, y que inviertes otras dos en ir y volver a tu trabajo (atención calculos realizados estadisticamente sobre una población anónima de un individuo en la capital del Imperio...), y que además necesitas otras 8 horas para dormir, tenemos que en total puedes ver a tu amigo...veamos, 2+8+2+8=20, es decir 24-20, 4 horas, no está mal, si además le quitas un viaje porque vas directamente del trabajo a ver a tu colega tenemos hasta una posibilidad de 5 horas, que te da de sobra, para charlar y ver una peli.
Pero claro, las matemáticas no son siempre un reflejo fiel de la realidad, existen una serie de variables que modifican los calculos, por ejemplo tenemos la variable nevera vacía, horas extras, atasco, novia (algunos afortunados), todas ellas restan en ocasiones o siempre unas valiosisimas horas de nuestro tiempo libre.
Existe además otro factor no poco importante, el factor estress, quiero decir, cada vez que uno tiene que adentrarse en el infierno de la capital, sufre, por lo que uno prefiere estar a salvo en su casa.
Pero entonces piensas, "no importa, durante la semana en casita, y el fin de semana aprovecho y veo a mis colegas o a mi familia..." aaaah, amigo que te lo has creido.
Volvamos a las matemáticas simples, ahora es fin de semana, 48 horas a tu disposicion, seamos belgas, y durmamos solo 8 horas, es decir 16 horas desperdiciadas en la cama, nos quedan 32 horitas, yupi!!
Veamos, un tipo arisco, borde, introvertido, ¿que puede tener? ¿4 conocidos, que el cree que son sus amigos? además de por supuesto la familia de él y en algunos casos de la novia. ¡Vaya!, si invertimos 1,5 horas en cada viaje (es fin de semana hay menos trafico, o eso dicen), para ir y volver, suponen 9 horas sólo en viajes, a una media de ¿1 hora? por colega tenemos 15 horas aprovechadas. No está mal, menos de la mitad de lo disponible, te sobre tiempo para derrochar con algun amigo o familia. Pero una vez más están las variables del caos, por ejemplo, atascos, nevera vacía, novia. Estos reducen considerablemente el cálculo anterior, por no hablar del estres que puede alcanzar niveles altísimos en el caso de mantener el ritmo durante muchos fines de semana. Además hemos puesto un ejemplo bastante raro, porque ¿quien duerme 8 horas en fin de semana? y quien tiene 4 colegas nada más, o quien se pasa una hora de reloj con un amigo.

Bueno si, ¿y todo esto que? pues nada, simplemente uno tiene que tomarselo con calma, optar por la comodidad, y confiar en que los amigos sean comprensivos, muy comprensivos, porque pueden darse casos de amigos que no ves en años, lo cual es una pena, pero en cierta manera inevitable.

De todas formas no desespereis, no salteis todavía, pues existen maneras de mermar estos efectos un poco.
El método más comunmente usado para mermar los efectos de la deslocalización humana, consiste en las reuniones masivas de amiguetes (RMA). Parece sencillo pero no lo es. De hecho y puesto que estamos ya con las matemáticas a saco, la dificultad de organizar una de estas reuniones es directamente proporcional al número de amigos. Con un poco de voluntad y ganas por todas las partes se puede conseguir, y si además se hace de manera periodica, es más fácil, es decir el factor "no importa, ya vendrá a la próxima".
Se puede emplear cualquier escusa para justificar el evento, cumpleaños de uno, aniversario de otro, rol, poker, risk, cine, o un simple "para vernos" puede bastar.

Luego para terminar, solo comentar que existen variables muy chungas y que complican todo lo anteriormente citado, aparecen integrales de derivación y cosas peores. Algunos ejemplos son el factor bebé, de un altísimo indice absorbedor de tiempo. O el efecto "si va fulanito, no puedes llamar a menganito, que se llevan mal", inevitable en comunidades con mucho tiempo a sus espaldas. También está el indice vacacional, donde la gente desaparece durante un tiempo sin posibilidad de contacto, especialmente alto en verano, navidades, semana santa y puentes.

Bueno, y con esto doy por terminada mi charla y mi pensamiento, sin querer llegar a alguna solución espero por lo menos haberles entretenido y apartado momentaneamente de la maligna influencia de los medios convencionales...