martes, 29 de enero de 2008

El ocaso de los dioses

Empiezo a estar un poquito harto, llevo una temporada digna de hacer supersticioso hasta al mismo buda. Me cago en todo, os voy a hacer un resumen de mis últimos grandes éxitos, todos en cuestión de dos meses, ya demasiado largos:

  1. Se jodió la caldera de mi casa, ya sabéis, la que se encarga de que el agua caliente, salga caliente. Dos veces en menos de dos meses.
  2. Se jodió el coche, justo en Navidad, lo arreglaron y dos días después volvió a fallar.
  3. Se jode el lavavajillas, y el hijo de puta del "técnico" me cobra 70 euros por poner un puto esparadrapo.
  4. La lavadora casi se nos jode, afortunadamente, fue un trozo de metal que se coló haciendo un ruido muy poco tranquilizador.
  5. Mini yo, se pone enfermo después de casi un año sin tocar al médico, y lo mantiene durante una semana. Nosotros estamos peor que él.
  6. Me pongo enfermo, no se sabe de que, un virus.
  7. Me vuelvo a poner enfermo. Esta vez si se sabe, una infección en la garganta.
  8. Otra vez estoy enfermo. Esta vez un huevo que me duele un huevo, fascinante.... a ver que me dice el médico...
Si a todo esto sumamos esos impuestos que los malnacidos del banco se olvidaron de apuntar y que la comunidad de Madrid tuvo a bien recordarnos. La maldición está completa.

En fin, así leído no parece tanto, espero expulsar algunos demonios con esta nota de queja...

ACTUALIZACIÓN:
Bueno, parece que lo del huevo no es más que la infección de garganta cambiada de sitio, se me debieron poner por corbata en algun momento....