miércoles, 9 de enero de 2008

McKlownsejo Nº3

No se si os habréis fijado, pero en muchos (la mayoría) de los bares de esta, nuestra querida capital, así como en quioscos, y estancos, nos sorprende ver (por lo menos a mi me sorprende) un cartelito anunciando que no dan cambio para los parquímetros. Si, esos malignos aparatos que nos piden dinero a cambio de que no nos multen por dejar el coche aparcado en la calle a merced de cagadas de paloma, lluvia, bandoleros, y ralladores profesionales de puertas. No entremos en el debate de la maldad o bondad de estas máquinas. Como reza el título del post, os voy a dar un consejo para cuando dejáis el coche aparcado y horrorizado descubres que no tienes más que cuatro céntimos en el bolsillo y un bonito billete de 20€ de curso legal. Allá va:
En los bares no dan cambio para el parquímetro, pero si pides cambio para la máquina de tabaco, entonces no tienen problema.
Bueno, pues ahí queda eso, usad este nuevo conocimiento con sabiduría, pues ya sabéis que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

P.D. Esperemos que tarden mucho en poner lectores de billetes en las máquinas de tabaco...