miércoles, 11 de febrero de 2009

Homo Ofícinus.

Triste destino éste del hombre moderno, cuyo único anhelo es esperar que llegue el viernes.